Carne ternera en salsa

Con una buena carne de guiso de ternera podemos preparar muchos platos que nos resuelven una comida de una manera fácil, agradable y nutritiva.

Ingredientes:

  • 500 grs. de carne de ternera troceada
  • 1 cebolla mediana
  • 3 ó 4 dientes de ajo
  • 25 ó 30 grs. de aceite de oliva virgen extra
  • 1 hoja de laurel
  • 1 copa de vino fino Montilla-Moriles
  • sal
  • Pimienta molida
  • Colorante alimentario

 

Preparación:

Compramos una carne magra y limpia y de alguna pieza de las más jugosas (morcillo, jarrete, cuello).

Si no viene ya troceada, lo hacemos nosotros quitándole las partes blancas que pueda tener y si nos lo prepara el carnicero, le pedimos que lo haga así.

Yo la he preparado en la olla rápida programable, pero se puede hacer en cualquier otro utensilio de la misma forma, sólo variará el tiempo de cocinado.

 

Salpimentamos la carne, ponemos el aceite en la cazuela a calentar y le añadimos la misma, la sellamos, una vez que pierda el aspecto de crudo, le añadimos la cebolla partida a juliana y los ajos pelados y troceados, removemos.

En este punto, la carne con las verduras empieza a soltar mucho jugo, dejamos que se vaya evaporando, y cuando lo haya hecho, le añadimos la hoja de laurel y el vino blanco, seguimos removiendo ó mareando como decimos por Andalucía.

Tambien le añadimos un poco de colorante alimentario, al evaporarse el vino, cubrimos la carne de agua y la ponemos a cocer para que se enternezca y se nos quede en la salsa.

Se rectifica de sal.

Como os he comentado anteriormente, yo lo he hecho en mi olla programable y le he puesto 15 minutos, en olla ó cacerola normal sería casi una hora.

Cuando ya vemos que está tierna y la salsa reducida, la tenemos lista para comer.

La he acompañado de unas patatas panadera, que mezcladas con la salsa resultante están riquísmas.

Carrilladas (Carrilleras) ibéricas a dos vinos

Un plato muy introducido ya en nuestra cocina, pero el uso de la carrillada ó carrillera no es muy antiguo, hace pocos años que se utiliza para guiso, y la verdad es que es una carne jugosísima y guisada con una buena salsa queda un plato delicioso.

He titulado esta receta a “Dos vinos”, porque he utilizado en ella un fino de Montilla-Moriles que le va de maravilla a todas las carnes y luego un toque de Pedro Ximénez para darle un acabado agridulce que le va muy bien a ésta.

20160625_095349

Ingredientes:

  • 1 Kg. de carrillada ibérica (carrillera)
  • 1/2 ó 3/4 Kg de cebollas
  • 5 ´0 6 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Sal y pimienta
  • 100 grs. de aceite oliva virgen extra
  • 1 copa de fino Montilla Moriles, en este caso de las Bodegas Alvear
  • 1 copa de Pedro Ximenez.

20160619_120807

20160619_120746

Preparación:

Lo primero que hacemos es limpiar bien las carrilladas de toda la grasa y pieles que tienen, con un cuchillo bien afilado lo vamos haciendo así:

 

20160619_114714

Las salpimentamos, yo he usado un molinillo con pimientas de varias clases, ponemos el aceite en una cacerola ó sartén y las vamos sellando.

También tenemos picadas las cebollas y los ajos.

20160619_122342

20160619_122428

Y las vamos pasando a otra cacerola donde las acabaremos de guisar.

20160619_122600

Cuando ya las hemos sellado todas, en el aceite sobrante, (si vemos que es muy poco, podemos añadirle algo más) con el jugo de la carne, ponemos la cebolla y los ajos y la hoja de laurel, a pochar.

20160619_123233

le añadimos sal para que suelte el agua y se vaya haciendo, rascamos bien en el fondo con la cuchara de palo para que se mezcle con los jugos que ha dejado la carne.

20160619_125127

Cuando ya la vemos pochada y tomando algo de color, se la añadimos a la carne.

20160619_125218

Lo removemos todo bien y dejamos que se siga haciendo y añadimos la copa de vino blanco, cuando veamos que se ha evaporado, le incorporamos la de Pedro Ximénez.

20160619_125810

Se cubren de agua y se dejan hervir, si es en recipiente normal necesitan una hora como mínimo y si se hacen en olla a presión, ya lo que indique para carnes.

20160619_130702

Cuando se queda la salsa reducida, la pasamos por el pasapurés para que se quede lo más fina posible.

Y ya, no queda nada más que disfrutar de este delicioso plato de carne, que acompañado de patatas fritas caseras, puede hacer las delicias del paladar más exigente.

20160625_095333