Merluza a la vasca

Un plato muy clásico de la cocina vasca, que es conocido y preparado en todas las regiones españolas, dado que la materia prima, gracias a las buenas comunicaciones en nuestro país, la podemos disfrutar en cualquier lugar de la península.

Una preparación fácil y exquisita que puede presentarse en nuestras mesas para los días más señalados y tenemos asegurado el triunfo.

Lo más importante es contar con un merluza bien fresca, como la que he utilizado yo.

20150805_143846

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 rodajas de merluza de unos 200 grs. cada una
  • 2 dientes de ajo
  • perejil
  • vino blanco fino Montilla-Moriles
  • 50 grs. de gambas frescas
  • 100 grs. de almejas (chirlas)
  • guisantes
  • 1 huevo duro
  • yemas de espárragos.
  • Aceite oliva virgen extra
  • Harina

20150805_104347

Preparación:

Ponemos en una sartén aceite suficiente para freir ligeramente las rodajas de merluza, que previamente las hemos sazonado con una poca de sal, y las hemos pasado por harina.

Mientras tanto vamos cociendo el huevo.

20150805_104940

Cuando les hayamos dado vuelta y vuelta, las pasamos a la cazuela ó recipiente donde las terminaremos de hacer.

Quitamos parte del aceite de la sartén y rehogamos las gambas peladas, así dejan más sabor.

20150805_105934

Las incorporamos a la cazuela donde tenemos las rodajas de merluza.

20150805_110431

Mientras tanto, ponemos los ajos y el perejil en un mortero y hacemos un majado.

20150805_105618

En la sartén, añadimos el majado disuelto con un poco de agua (ó caldo de pescado) y el vino blanco, le damos un hervor.

20150805_110438

Y se lo incorporamos a la cazuela donde tenemos la merluza con las gambas y ya le ponemos también las almejas y los guisantes.

20150805_111401

Lo dejamos que hierva todo junto unos minutos de manera que la merluza se acabe de hacer y trabe la salsa.

Pelamos el huevo, lo partimos en cuatro trozos y lo añadimos a la merluza, así como las yemas de espárragos.

20150805_144117

Y ya tenemos este delicioso plato listo para comer. Exquisito!!!

Ah!! y se puede hacer con antelación y calentarlo en el momento de servir, una gran ventaja.

 

Cazuela de fideos con pescado y marisco

     La cazuela de fideos con pescado y marisco, es de las recetas de pasta más antiguas  que yo conozco, por lo menos aquí en Córdoba, en mi infancia no recuerdo que hubiera macarrones, ni spaghetti ni nada por el estilo y entonces tampoco se hacía con pescado y marisco, unas gambas, unas almejas y un buen sofrito y teniamos un primer plato muy sano y bastante completo, ya que combina hidratos de carbono, proteinas y vegetales, pero eso lo sabemos hoy que estamos cada vez más informados de como se debe comer.

Nada que ver con la Fideuá, aunque parecida por los ingredientes, ésta es como una sopa espesa, no deben quedarse secos los fideos.

DSC06257

Hoy día, como dice mi amiga Beatriz Molina, como los tiempos han cambiado, la ” costeamos ” más ó sea que le ponemos más ingredientes, estos son los siguientes:

  • 1/4 Kg de gambas
  • 1/4 Kg. de almejas
  • 300 grs. de calamares
  • 200 grs. de pez espada( emperador) ó salmón ó congrio
  • 300 grs. de fideos nº 4
  • 1 cebolla mediana
  • 125 grs.de pimientos verdes
  • 2 tomates maduros
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 100 grs. de aceite de oliva virgen extra
  • Colorante alimentario
  • Sal

DSC06188

Preparación:

Pelamos las gambas, lavamos las almejas, limpiamos los calamares y los troceamos así como el pescado que hayamos elegido.

DSC06190

Con las cáscaras de las gambas y las almejas, preparamos un fumé, colamos, separamos las almejas de la concha y reservamos.

DSC06228

Troceamos los pimientos, la cebolla y los dientes de ajo, ponemos el aceite en una cazuela y empezamos a sofreir.

DSC06227

DSC06230

Antes de que empiecen a dorarse le añadimos los tomates rallados.

DSC06233

Cuando ya vemos el sofrito más hecho le incorporamos el pescado y marisco. Rehogamos.

DSC06234

Cuando el pescado y marisco ha perdido el aspecto de crudo, le echamos el fumé que teniamos reservado, la hoja de laurel y lo dejamos que hierva hasta que veamos el pescado cocido.

DSC06236

También le ponemos el colorante alimentario. Lo hervimos todo durante unos 10 minutos

DSC06237

Y ya le incorporamos los fideos a razón de 3 ó 4 medidas de caldo por medida de fideos, si no hay suficiente con el fumé le podemos añadir agua y en vez de sal una pastilla de caldo de pescado.

DSC06254

DSC06253

Y en unos minutos tendremos esta rica cazuela de fideos para disfrutarla con el resto de comensales.

DSC06258

DSC06259

Este es uno de los platos obligatorios que les tengo que hacer a mis hijos y nietas cuando vienen a casa, les encanta.

Casero, rico, sano y nutritivo.

http://www.salvapantallas.com.es/Protectores-de-Pantalla-comida-bebida/

Merluza a la marinera

Hoy fuí a la pescadería y compré una merluza fresca a muy buen precio, como era un poco grande, la organicé y parte la hice en sopa, una sopa de pescada en blanco, parte la rebocé y la freí, y, reservé los lomos para hacerlos a la marinera.

Compré también para ello unas almejas (chirlas) y unas gambas frescas.

Ingredientes:

  • Unos lomos de merluza
  • 125 grs. de gambas
  • 125 grs. de almejas (chirlas)
  • 50 grs. de aceite de oliva virgen extra
  • ajo troceado (2 ó 3 ajos)
  • 1 copa de vino blanco fino Montilla Moriles
  • una rama de perejil
  • harina
  • sal

Le ponemos sal a los lomos de merluza y los enharinamos y reservamos.

En una cazuela echamos el aceite y lo ponemos al fuego, cuando esté caliente freimos los ajos troceados, yo en esta ocasión he utilizado ajo troceado congelado, que queda igual de bueno y nos ahorra trabajo.

Cuando los ajos comiencen a dorarse, les añadimos los lomos de merluza enharinados.

Les damos pronto la vuelta, solo para que pierdan el aspecto de crudos y suelten la harina que nos servirá para espesar la salsa.

A continuación, le ponemos el vino blanco, las gambas y las chirlas.

Dejamos unos minutos hirviendo para que se evapore el vino y se acabe de hacer la merluza, lo espolvoreamos con perejil picado.

Y aquí lo tenemos ya listo para comer, queda exquisito y si teneis un buen pan, la salsa queda de lujo para mojar en ella.

Almejas a la marinera y navajas a la plancha

Platos de fiesta de lo más asequible, aunque no son platos caros, en casa, cuando los preparo es una auténtica fiesta.

1º Almejas a la marinera

No hay que complicarse la vida haciendo salsas muy elaboradas para esta plato, yo lo hago de la manera que os explico a continuación,  que no puede ser más sencilla y el resultado es tan espectacular, que apenas me ha dado tiempo de poderle sacar una foto a una pequeña ración terminada, porque cuando he acordado  mi  familia se las habían comido casi todas.

Lo más importante es que contemos con unas almejas de calidad, sobre todo muy frescas, ya que si alguna no está en buen estado, puede traer consecuencias negativas para la salud.

Para comprobar eso último tenemos que comprarlas completamente cerradas, señal de que están vivas.

Normalmente no las pongo como plato sino como aperitivo y sobre todo cuando vienen mis nietas que disfrutan mucho con ellas y después mojando” barquitos” en la salsa, que aunque no sea demasiado correcto, alguna vez nos lo podemos permitir, sobre todo si estamos en familia ó entre amigos.

Ingredientes:

1 Kg. de almejas ó chirlas

50 grs. de aceite de oliva virgen extra

3 ó 4 dientes de ajos troceados (últimamente para estas cosas utilizo ajo troceado congelado, es mucho más cómodo y el resultado es el mismo)

1 rama de perejil fresco picado

1/2 copa de vino blanco fino de Montilla-Moriles

Preparación:

Lavamos las almejas y las dejamos un rato en agua fría por si tienen arena que soltar

Ponemos el aceite en la sartén y cuando esté caliente añadimos los ajos troceados

Cuando los ajos empiecen a dorarse les ponemos las almejas, y las vamos removiendo, a continuación añadimos el vino blanco.

Seguimos removiendo y ya empezarán a abrirse, las espolvoreamos con el perejil picado.

SAM_4735

Cuando ya se hayan abierto todas, las volcamos en una fuente y a disfrutar!!

2 º Navajas a la plancha

Incluyo en esta entrada las navajas a la plancha para dar ideas, ya que las navajas a la plancha no tienen ninguna receta, sólo que sean frescas y se ponen en la sartén con un poco de aceite hasta que se abren y cuando lo hagan se les pone limón exprimido.

Arroz con pescado y marisco

Después del primer arroz que he publicado que lo titulé  “de crisis” por lo económico se sus componentes, hoy os traigo otro que tampoco es demasiado costoso y os aseguro que sale riquísimo. Yo, para los arroces lo tengo muy claro ó los hago de carne, ó de verduras, ó de marisco y pescado,  pero nunca mezclo la carne con el marisco y  el pescado porque para mi gusto, el sabor pescado-marisco sobresale sobre la carne y no sabe a nada en especial.

Este arroz que os propongo, como lo hago limpio de cáscaras tanto de los mariscos (en este caso gambones) y de las almejas, resulta muy cómodo de comer y para los niños, ideal.

Ingredientes para unas 6 ú 8 personas

Pescado y marisco

1/4 Kg. de gambones ó gambas

1/4 Kg. de almejas (chirlas)

1/2 Kg. de calamares ó sepia

300 grs .de  trozos de pez de espada ó pez limón ó salmón  (el que prefiramos)

Para el sofrito

1/4  kg. de pimientos  verdes y rojos y si lo encuentras amarillos también

8 dientes de ajo

1/2 Kg. de tomates maduros

1 hoja de laurel

Colorante alimentario

150 grs. de aceite de oliva virgen extra

Sal

600 grs. de arroz

Respecto al arroz no quisiera hacer propaganda porque nadie me paga por ello, pero recomiendo el SOS ó el NOMEN, nunca el arroz denominado que no se pasa, al que yo le llamo de plástico pues su sabor y textura no tiene nada que ver con el normal

Preparación

Ponemos en remojo un ratito las almejas,  para que suelten la arena que puedan tener, aunque últimamente vienen bastante limpias.

Pelamos los gambones ó gambas y ponemos a cocer las cáscaras de los mismos junto con las almejas, una vez cocidos,se cuela el caldo que reservaremos y se separarán las almejas de sus valvas, nos desprendemos de las cáscaras y de las valvas y nos quedamos con las almejas.

Limpiamos los calamares y los cortamos en anillas, se pueden comprar ya directamente las anillas, para ahorrar trabajo pero pienso que tienen mejor sabor los clamares enteros, yo por lo menos lo hago así

Preparamos el pez cortado a trozos pequeñitos

Ponemos el aceite en la paellera donde vayamos a guisar el arroz, cuando esté caliente añadimos los pimientos troceados (os recuerdo el truco de comprarlos, trocearlos y congelarlos y así los tendreis siempre dispuestos y no se echan a perder sin tardais en consumirlos) cuando están un poco hechos los pimientos les agregamos los ajos picados, cuando estos también están algo hechos le añadimos los tomates rallados (también podeis utilizar tomate natural triturado, pero como a mí me gusta todo lo natural, os digo como yo lo hago).

 

Cuando vemos que el sofrito ha perdido el aspecto de crudo  le incorporamos los calamares y el pez, lo mezclamos todo,le damos unas vueltas, a continuación le agregamos el caldo que tenemos reservado con los bichos de las almejas, se le pone la hoja de laurel, se le echa el colorante alimentario y la sal al gusto (tened en cuenta que a veces los calamares traen sal) y lo dejamos hervir como 1/4 de hora hasta que los calamares y el pez estén tiernos.

Aparte ponemos una sartén con una cucharada de aceite y le damos unas vueltas a las gambas ó gambones pelados, lo hago así porque se consigue mucho más gusto de los mismos que si se echan en crudo, se incorporan a la paellera.

 

 

 

 

Ahora medimos el arroz y ponemos el doble volumen de líquido que de arroz, yo diría que un poco más, pero eso es algo que se va viendo, es preferible tener que ir añadiendo algo de líquido que nos pasemos y se nos ablande el arroz más de la cuenta.

Se aparta cuando todavía tiene algo de caldo para que repose y se quede en su punto.

Como dice mi cuñada Amalia Canalejo el arroz tiene que estar” mal guisao”, pero” bien reposao”

Lo que se dice del arroz de que se pasa si se tarda en comerlo, eso ocurre cuando tiene más caldo de la cuenta, pero si se deja en su punto, no le pasa nada, se puede comer (si sobra)  uno ó dos días después calentándolo en el microondas y está perfectamente