Pimientos asados esparragados

Una manera de tomar los pimientos asados poco frecuente, de hecho nunca los he encontrado preparados fuera de casa y os puedo decir que están exquisitos y es una manera de tomarlos en plato caliente pues normalmente se comen siempre en ensalada, podeis ver en: Ensalada de pimientos asados con atún y huevo duro

SAM_5731

El esparragado es exactamente igual que el de las espinacas, coliflor, espárragos etc. ect., y aunque ya lo tengo publicado anteriormente, lo voy a explicar como lo hago con los pimientos asados.

Ingredientes:

  • 2 ó 3 pimientos asados, limpios y partidos a tiras
  • 1 rebanadita de pan
  • 2 dientes de ajo
  • 25 grs. de aceite oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de pimentón de la Vera
  • cominos molidos
  • 1 cucharadita de vinagre

SAM_5722

Preparación:

Ponemos el aceite en la sartén en el fuego y freimos en él la rebanadita de pan y los dos ajos pelados pero enteros.

SAM_5723

Los doramos.

SAM_5724

Los sacamos y los pasamos al mortero donde los machacamos.

SAM_5726

En la sartén ponemos a continuación los pimientos asados, los rehogamos.

SAM_5727

Les incorporamos el majado del pan y los ajos diluido con una poca de agua.

SAM_5729

Lo mezclamos todo muy bien.

SAM_5728

Les ponemos unos pocos de cominos molidos, el pimentón, la cuacharadita de vinagre y sal.

Los dejamos hervir unos minutos que los sabores se mezclen y la salsa se trabe.

SAM_5730

Y este es el resultado, unos riquísimos pimientos asados esparragados que pueden ser un plato por sí solos ó acompañados con unos huevos fritos queda mucho más completo y si preparais pan para mojar en la salsa mejor que mejor.

DSC05502

Rabos de toro

Otro de los platos más característicos de la gastronomía cordobesa son los Rabos de Toro, aunque es el título por el que se conoce este plato, no quiere decir que sólo se haga con rabos de toro de lidia, se utilizan también rabos de ternera ó añojo.

Este plato lo encontramos en todos los restaurantes de Córdoba juntos con el Salmorejo Cordobés y los Flamenquines de lomo y jamón

DSC05156

Ingredientes:

2 rabos de ternera medianos (1 Kg. 600 grs. aproximadamente)

DSC05123

  • 2 ó 3 cebollas
  • 3 ó 4 tomates maduros
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 hoja de laurel
  • 2 ó 3 zanahorias
  • 1 vaso de vino fino Montilla-Moriles
  • 125 grs. de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • Una poca de harina

DSC05125

Preparación:

Salpimentamos los rabos, pasamos ligeramente por harina y en una sartén al fuego, con unos 50 grs. de aceite, los sellamos.

DSC05127

DSC05128

Una vez que han perdido el aspecto de crudos, los pasamos a la olla donde los vamos a guisar, en la que hemos puesto el resto del aceite.

Le añadimos las cebollas y los tomates troceados, los ajos enteros sin piel, la hoja de laurel y los mareamos, como decimos aquí, ó sea  les damos vueltas de manera que vayan soltando los rabos y las hortalizas sus jugos.

DSC05130

DSC05131

Cuando observamos que estos jugos se han embebido bastante, no del todo, porque si no se nos agarraría el guiso, le añadimos el vaso de vino.

Cuando también veamos que se ha evaporado el vino, le ponemos la sal y lo cubrimos de agua.

Yo les pongo las zanahorias enteras encima, después las troceo, así no se deshacen en la cocción.

DSC05134

y ya tapo la olla, yo uso una olla programable de la que ya os he hablado en anteriores entradas, como por ejemplo en Arroz de crisis

DSC05135

Como los rabos eran de ternera muy tiernos y la olla es bastante rápida, la programé 45 minutos y hubo suficiente para que quedaran en su punto, pero el tiempo depende de la calidad de la carne y de la olla, con lo cual si os decidís a guisarlos os aconsejo que si poneis este tiempo y al destaparla no los veis tiernos, los pongais de nuevo para que lo hagan, esto no es matemático. La carne debe desprenderse fácilmente del hueso.

Una vez terminada la cocción, los pongo en una fuente ,les paso la salsa por el chino y les troceo las zanahorias.

DSC05136

No se deben comer el mismo día que se guisan, como mínimo 24 horas después, pero si es aún día más, más buenos están, porque sueltan toda la gelatina y traban mejor.

Y a la hora de comerlos no hay mejor acompañamiento que unas buenas patatas fritas naturales hechas en aceite de oliva, así los hemos comido en casa y os aseguro que no ha quedado nada.

DSC05158

Estos rabos los he guisado con motivo del Día de la Madre, en el que nos hemos reunido toda la familia en casa y en honor a mi hijo Javier que le gustan mucho.

Revuelto de espárragos trigueros con gambas y jamón

Como estamos en plena época de recolección de espárragos trigueros silvestres, ya os hablé de ello en una entrada antigua : Cazuela de espárragos trigueros con huevo  ( ahí podeis ver más información sobre los mismos) hoy traigo al blog otra variante para preparar dichos espárragos y también quedan riquísimos.

SAM_4566

SAM_4569

Aquí tenemos el ingrediente principal: Los espárragos trigueros silvestres.

20140331_155709

 

Aquí ya los tenemos troceados (sólo la parte tierna), con el resto de los ingredientes, aunque en la foto faltan los huevos, como podeis ver a continuación en el listado de los mismos.

SAM_4528

Ingredientes para unas 4 personas:

  • 1 manojo de espárragos de 1 Kg.
  • 50 grs. de aceite de oliva virgen extra
  • 100 grs. de jamón a taquitos
  • 100 grs. de gambas crudas (a ser posible frescas)
  • 2 dientes de ajo
  • 4 huevos
  • sal

Preparación:

Ponemos los espárragos a hervir con una poca de sal, durante unos minutos hasta que se vean tiernos, los apartamos y escurrimos.

En una sartén ó cazuela ponemos el aceite al fuego, añadimos los ajos picaditos, cuando empiecen a coger color, les incorporamos las gambas, les damos unas vueltas que pierdan el aspecto de crudas y a continuación el jamón troceado.

SAM_4529

Y ya, les incorporamos los espárragos hervidos, lo mezclamos todo bien y les añadimos los huevos, para el revuelto no hace falta que estén muy bien batidos é incluso se le pueden echar enteros y deshacerlos mientras se van cuajando.

Rectificamos de sal.

SAM_4563

SAM_4565

Una vez terminados de cuajar los huevos, lo servimos inmdiatamente para que no se enfríen.

Con unos biscotes ó picatostes quedan muy bien.

SAM_4569

Buen provecho!!

También podemos preparar de la misma forma los espárragos verdes cultivados.

Arroz con costillas de cerdo ibéricas y pollo

Como dicen algunas personas, este arroz ha salido “para ponerle un piso” y es que las costillas ibéricas le dan un sabor especial

SAM_4426

Ha sido un arroz muy sencillo y casero, de hecho, sólo lo hemos comido mi marido y yo, pero he hecho más base y la he congelado para otra ocasión.

Ingredientes para unas 6 personas:

  • 1/2 Kg. de costillas de cerdo ibéricas
  • 1/2 Kg. de alitas de pollo
  • 2 ó 3 pimientos verdes
  • 1 cabeza de ajos
  • 2 ó 3 tomates maduros
  • 1 vaso de vino blanco Montilla-Moriles
  • 150 grs. de aceite oliva virgen extra
  • 1 cucharada pimentón de la Vera
  • colorante alimentario
  • sal
  • 2 tazas de arroz

SAM_4418

Preparación:

Lo primero que he hecho ha sido limpiar las costillas de toda la grasa sobrante que tienen, que aunque dicen que la grasa ibérica no es mala para la salud, yo prefiero que mis comidas no tengan tanta.

Después he puesto el aceite en el recipiente donde lo he guisado, y lo he puesto al fuego. Le he añadido los ajos troceados y la carne para sellarla y dorarla a la vez.

SAM_4420

A continuación le incorporo el pimiento troceado.

SAM_4422

Lo mezclo todo y le doy unas vueltas,cuando el pimiento está algo pochado le añado los tomates rallados.

SAM_4423

Sigo mareando todo (como decimos en Córdoba) y cuando está todo integrado le añado el vino, el pimentón, el colorante y la sal, dejo hervir hasta que se evapore el vino y, como las costillas todavía no están tiernas, lo cubro de agua para que sigan hirviendo hasta que se enternezcan del todo, llegado ese momento pongo doble cantidad de agua que de arroz, normalmente hace falta algo más que se le va añadiendo sobre la marcha, teniendo cuidado de no pasarse.

SAM_4424

Habrá que rectificar de sal y después de unos 20 minutos de ebullición, este es el resultado. También es muy importante retirarlo del fuego unos minutos antes con algo de caldo para que repose y se quede en su punto.SAM_4426

Riquísimo!!!

Migas cordobesas

Migas cordobesas

Migas cordobesas

Las migas cordobesas es un plato muy típico de mi tierra sobre todo en estos meses fríos, ya que es una comida bastante calórica. Es muy clásico en estos días invernarles reunirse la familia y los amigos en torno a un Perol de Migas.

Ingredientes para unas 4 personas:

  • 600 grs. de pan blanco (tipo telera cordobesa como el de la foto ó pan abogado)
  • 200grs. de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cabeza de ajos
  • 150 grs. de panceta
  • 150 grs. de chorizo de guiso
  • 150 grs. de morcilla de cebolla
  • 1 vaso de agua templada
  • sal

Preparación:

Compraremos el pan (blanco con mucha miga) un par de días antes para que esté asentado. La víspera de hacer las migas lo troceamos menudo, como muestro en la foto, lo ponemos en un recipiente y lo regamos con el vaso de agua templada en la que abremos disuelto un poco de sal. Debe quedar húmedo, pero no demasiado mojado, tapamos el recipiente con un trapo y lo dejamos reposar toda la noche.

Pan picado y demás ingredientes

Pan picado y demás ingredientes

Pan de telera cordobesa

Pan de telera cordobesa

Por la mañana, ponemos parte del aceite en una sartén y freímos la panceta.

SAM_4388

Freimos el chorizo y la morcilla y reservamos.

Freimos la morcilla, el chorizo y la panceta y reservamos

Con otra parte del aceite freimos los ajos.

Freimos los ajos con cáscars y un corte a lo largo, sin partirlos del todo

Freimos los ajos sin pelar y con  un corte a lo largo, sin partirlos del todo

Ponemos todo el aceite anteriormente usado en el perol ó sartén en el que vamos a hacer las migas é incorporamos el pan mojado.

Los ajos y la panceta se los incorporamos.

Y ahora es cuando empieza el verdadero trabajo de las migas, porque no se pueden parar de remover, de manera que se vayan dorando por igual, vayan soltando la humedad del agua y queden en un punto en el que estén secas y jugosas a la vez. Podemos tardar unos 45 minutos en verlas finalizadas y yo lo he hecho con dos paletas a la vez.

Incorporamos el pan picado y húmedo al perol

Incorporamos el pan picado y húmedo al perol

Empiezan a dorarse las migas

Empiezan a dorarse las migas

Las acompaño para pasarlas mejor de rábanitos, aceitunas frescas aliñadas, pimientos fritos y granada.

SAM_4395

SAM_4396

Le dedico esta entrada a mi amiga Noelia Martí autora del blog de recetas catapunchinpun 

que me la ha pedido y quedé en enviársela por email si no podía publicarla.

Espero que te gusten!! Ya me contarás

Gulas al ajillo

Un aperitivo ó entrante de lo más resultón, además de nutritivo y económico.

Las gulas se obtienen a partir del Surimi, que se prepara a través de carne de músculo de un pescado blanco llamado Abadejo de Alaska,  mezclado con clara de huevo, aceites vegetales, fécula y tinta de sepia para pintar los lomos.

La verdad que sustituyen muy bien a las carísimas angulas, yo tengo que confesar que la primera vez que las comí, no me podía creer que fueran un sucedáneo, porque están muy bien conseguidas.

Aunque son bastante baratas, sobre todo las marcas blancas, en casa se ponen en días especiales, no se ponen cualquier día, así se les da un poco más de categoría.

Las preparo de la manera más clásica:

Ingredientes:

  • 1 paquete de gulas congeladas
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • 1 guindilla ó cayena
  • 50 grs. de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Primero las dejo descongelar, con una hora ó dos fuera del congelador es suficiente.

Pico los ajos, pongo el aceite en la sartén y cuando está caliente, le incorporo el ajo picado y la guindilla.

Al empezar a dorarse el ajo, le incorporo las gulas.

Las remuevo bien con una cuchara de madera. No hace falta tenerlas mucho tiempo, solo el suficente para que se calienten bien y se mezclen con el aceite y el ajo.


A continuación las paso a una cazuela de barro, allí conservan mejor el calor y las sirvo con tostas para que cada uno se sirva su canapé.

Son también muy versátiles para ensaladas y revueltos, en casa es una fiesta cada vez que las preparo, hasta mi nieta de seis años las come de maravilla.

Además son muy cómodas al estar congeladas porque las puedes tener para cualquier ocasion que se presente, a mí no me faltan en el congelador.

Con este plato voy cooperando a dar ideas para las próximas fiestas navideñas.

Spaghettis al ajillo con gambas

Después de varias entradas sobre mi Viaje a la Rioja y la Fiesta Ibicenca, me atrevo a proponeros una sencilla y deliciosa receta que acabo de realizar hoy.

Esta receta se la dedico a mi amiga Patricia, que me la recordó hace unos días

Se tratan de unos sencillos spaghettis aderezados con unas buenas gambas frescas al ajillo, nada más fácil y rápido y con un resultado extraordinario de gusto y presentación.

Ingredientes para unas 4 personas:

300 grs. de spaghettis

250 grs. de gambas frescas a ser posible

2 ó 3 dientes de ajo

15o grs. de aceite de oliva virgen extra

1/2 guindilla (cayena)

Preparación:

Ponemos en una cacerola al fuego el agua necesaria para el cocimiento de los spaghettis, le añadimos sal y un un chorreoncito del aceite que tenemos, cuando empiece a hervir, le introducimos los mismos forzándolos poco a poco para que hiervan enteros y no se partan.

Pasados unos minutos que ya vemos la pasta en su punto, la apartamos del fuego y la escurrimos en una escurridera, si la vamos a consumir inmediatamente no es necesario el ponerla bajo el agua fría.

Una vez escurrida la ponemos en una cazuela ó cacerola

Pelamos las gambas, les ponemos un poco de sal, picamos los ajos y ponemos una sartén al fuego con el aceite restante, tiene que haber suficiente para que la pasta quede jugosa pues es la única “salsa” que lleva este plato

.

Freimos los ajos, cuando empiezen a dorar les añadimos las gambas y la guindilla, cuando vemos las gambas hechas, lo incorporamos todo a los spaghettis que tenemos en la cazuela ó cacerola, se mezcla todo muy bien y listos para comer.

Coliflor esparragada y pescadito frito /Un menú muy sano

Hoy os propongo un menú completo,  no solo una receta, es un menú que hemos tomado hoy en casa y lo encuentro muy sano y mediterráneo y por eso lo quiero compartir.

De primero he preparado una coliflor esparragada, hacía tiempo que no lo hacía y me apetecía muchísimo, y de segundo he ido a la pescadería y he visto unos boquerones muy buenos y unas pijotas finas fresquísimas y he decidido comprarlos y ponerlos fritos.

Yo no tengo una preparación profesional en dietética, pero mi experiencia me dice que este puede ser un menú muy equilibrado y completo, porque lleva verduras, pescado y la poca grasa es la de el pescado frito, que si lo hacemos con aceite de oliva virgen extra y cuando lo freimos lo ponemos sobre papel de cocina que absorba el aceite sobrante, queda de lo más saludable.

Ingredientes: Yo lo he hecho hoy para dos personas

1 coliflor de un Kg. aproximadamente

2 dientes de ajo

1 cucharadita de pimentón de la Vera

Unos pocos cominos molidos

1 cucharada de vinagre

20 ó 30 gramos de aceite de oliva virgen extra

sal

Preparación:

Cotamos la flor en arbolitos, la ponemos a cocer con una poca de sal, la retiramos cuando no esté demasiado blanda, y la ponemos a escurrir, reservamos parte del caldo de cocción.

En una sartén ponemos el aceite y doramos los ajos enteros y sín piel, cuando lo están los sacamos y los echamos al mortero.

En ese aceite, rehogamos la coliflor.

Machacamos  los ajos que tenemos en el mortero, le añadimos el caldo de cocción de la coliflor y lo vertemos sobre la sartén donde hemos rehogado la coliflor.

A continuación le añadimos el pimentón, los cominos y el vinagre y lo dejemos que de un hervor hasta que vemos que se ha embebido el caldo.

Esta receta de la coliflor esparragada es practicamente la misma de las espinacas esparragadas y de la cazuela de espárragos trigueros

Pescado frito

300 grs. de boquerones

300 grs. de pijotas

un poco de harina especial para pescado

250 grs. de aceite de oliva virgen extra

sal

Preparación

Se limpian los boquerones y las pijotas, se lavan se ponen en una escurridera y se les pone un poco de sal

Ponemos el aceite en la sartén al fuego, enharinamos el pescado y cuando el aceite está caliente vamos friyendo el pescado, los sacamos y lo ponemos sobre papel absorbente para quitar el aceite sobrante.Lo pasamos a una fuente y a comerlo.

Manitas de cerdo

La receta que os muestro a continuación ó gusta mucho (entre los que me incluyo) ó no gusta nada, me refiero a las personas a las que no les gusta la casquería, yo la hago pocas veces por aquello de la grasa y demás, pero alguna vez al año me doy ese gusto y la verdad salen riquísimas.

Si alguna vez tengo ganas de comerlas y no he tenido ocasión de guisarlas, me voy con mi marido a “Casa El Pisto” una de las tabernas más antiguas y clásicas de Córdoba, situada en la Plaza de San Miguel (lo explico para las personas que lean esto y no sean de Córdoba y piensen venir por aquí) que su cocinera Lola Acedo, esposa del “Pisto”, las hace exquisitas, creo por su textura y sabor que debe ser prácticamente como la que a continuación os explico.

Ingredientes para 4 personas:

2 manitas de cerdo partidas a lo largo

1 cebolla mediana

5 ó 6 dientes de ajo

1oo grs. de chorizo de guiso de primera calidad

1 hueso de jamón con bastante jamón ó un taco del mismo

1 vaso de vino blanco fino (Montilla-Moriles)

1 rama de perejil

100 grs. de aceite de oliva virgen extra

1 cucharada de pimentón de la Vera

un poco de colorante alimentario (azafrán)

1 guindilla picante (cayena)

Preparación

Las manitas suelen venir muy limpias de la carnicería, pero para mayor tranquilidad las lavamos bien con agua caliente, mirando bien que no tengan ningún resto de pelos, en cuyo caso habría que quemárselos al fuego.

Ponemos el aceite en la olla a presión (ó cualquier otra olla, la diferencia estará en el tiempo de cocción), y la acercamos al fuego, cuando esté caliente le incorporamos las manitas, la cebolla troceada, los ajos idem, el chorizo, el hueso de jamón, la rama de perejil, la guindilla picante,  todo en crudo y comenzamos a remover, cuando vemos que se está embebiendo el jugo que sueltan, le añadimos el vino,  la cucharada de pimentón y el azafrán,  seguimos removiendo ó mareando como decimos por Andalucía.

Cuando veamos que el vino se va a evaporar del todo, las cubrimos de agua, le añadimos algo de sal con cuidado, porque el chorizo y el jamón ya llevan, y tapamos la olla a presión y la dejamos a fuego durante 1 hora aproximadamente, pasado este tiempo, la destapamos y si vemos que están tiernas pero tienen todavía mucho jugo, las sacamos para que no se deshagan y dejamos la salsa hirviendo hasta que quede una cantidad suficiente para su degustación.

Si se hacen en olla normal tendrán que estar hirviendo unas dos horas, ya es cuestión de vigilarlas.

Se deben guisar como mínimo de un día para otro, están mucho mejores que recién guisadas

Y una guarnición de patatas naturales fritas en aceite de oliva virgen extra, es el complemento ideal

Pechugas de pollo en escabeche

Las pechugas de pollo en escabeche es un plato como todos los míos,  muy sencillo y muy práctico,  pues el escabeche es un tipo de conserva

al utilizar en su elaboración el vinagre, con lo cual podemos prepararlo y guardarlo en el frigorífico durante bastante tiempo, aunque no

se consuma rápidamente y tenerlo disponible para cualquier ocasión que se presente.

Voy a daros las cantidades que yo normalmente preparo

Ingredientes:

2 pechugas de pollo ( 1 Kg. ó 1 kg. 1/4 aproximádamente)

1 cebolla mediana

8 ó 10 dientes de ajo

12 ó 14 granos de pimienta negra

1 hoja de laurel

un poco de tomillo

1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra

1 vaso de vinagre de vino

1 vaso de agua

sal

Preparación:

Les ponemos sal a las pechugas y reservamos

En una olla ó cazuela donde quepan las pechugas muy ajustadas, ponemos el vaso de agua,  el aceite,  la cebolla

partida a juliana,  los ajos sin pelar,  los granos de pimienta , la hoja de laurel y el tomillo, lo ponemos al fuego,

lo tapamos y lo dejamos hervir durante diez minutos, aunque el caldo os parezca poca cantidad os aseguro que es suficiente.

Pasado este tiempo, lo destapamos é incluimos las pechugas en él junto con el vinagre.

Lo dejamos hervir todo junto durante una media hora, cuando vemos que las pechugas están tiernas.

Se deja enfriar en la misma olla ó cazuela donde lo hemos cocinado.

Está mejor,  como mínimo,  de un día para otro.

Una vez frío,  lo podemos pasar a otro recipiente y consumirlo cuando venga bién.

Para consumirlo se trocean las pechugas, se riega con el jugo y se sirve, yo suelo presentarlo con pimientos del piquillo que le dan muy buena presencia y les van

muy bien como guarnición.

En esta ocasión ha salido oscura la salsa (pero no por ello menos buena) porque he utilizado un vinagre de reserva de 12 años, se puede hacer con vinagre de vino más corriente y queda la salsa más clara.